¿SUFRES CANDIDIASIS VAGINAL O INTESTINAL?


La locura de las cándidas !!! Unos hongos que a veces no se quieren separar de nosotras. Y digo nosotras porque somos las que más sintomatología sufrimos en relación con esta infección. Vamos que es un auténtico quebradero de cabeza.



Pues para aquellas que no sepáis qué hacer con estos molestos invasores hoy os traigo buenas noticias. Hay tratamientos nutricionales efectivos para tratar la candidiasis crónica.


Primero vamos a recordar por qué, cómo y cuándo nos infecta este hongo. La Cándida Albicans vive en nuestro tracto digestivo, respiratorio y vagina, y le encantan las mucosas aunque también pueda afectar a la piel y las uñas. Como os comento, es un habitante más de nuestra microbiota, que entre otras cosas se encarga de absorber metales pesados y así evitar que pasen al torrente sanguíneo, ¿Os lo podéis creer? También metaboliza ciertos azúcares para que los podamos absorber.


Así que estas levaduras tienen una función específica para que nuestro organismo funcione correctamente. Pero qué pasa cuando perdemos el equilibrio en nuestra flora intestinal o microbiota, pues que sobrecrece la cándida, nos coloniza y nos infecta.


Seguro que has oido hablar últimamente de sobrecrecimiento intestinal bacteriano o SIBO (sus siglas en inglés), al igual que pueden sobrecrecer bacterias patógenas o parásitos, también lo hacen las levaduras, y lo que es más, esta microbiota debería permanecer en nuestro intestino grueso, pero cuando sobrecrece llega a colonizar el intestino delgado también, provocando incluso alergias e intolerancias alimentarias y sintomatología diversa. Además es muy común encontrar personas colonizadas por diferentes microorganismos cuando su flora intestinal está dañada, y son diagnosticados de colon irritable o permeabilidad intestinal.


Los tratamientos antibióticos, analgésicos, corticoides y otros fármacos utilizados habitualmente dañan la mucosa intestinal, matando a nuestras bacterias "buenas" necesarias para mantener el equilibrio, como son diferentes cepas de lactobacillus, bifidobacterium y bacteroides. También la mala alimentación asociada al consumo de alcohol, exceso de azúcares, deficiencia de frutas, verduras y legumbres, así como el sedentarismo, el estrés crónico, el tabaquismo y la contaminación, dañan nuestra mucosa y destruyen nuestras bacterias.


Igualmente es importante saber, que puede que no tengamos una buena flora intestinal ya desde niños, bien porque nacimos por cesárea, no recibimos lactancia materna o recibimos tratamientos antibióticos desde muy pequeños. Sea como fuere, si llevas mucho o poco tiempo con candidiasis vaginal quiero que sepas que si es recurrente, crónica o no la has resulto con tratamiento convencional, EL ORIGEN ESTÁ EN TU INTESTINO, así como lo oyes, por eso tratar solo la vagina es insuficiente y al cabo de un tiempo reaparecen los síntomas, picores, flujo, mal olor y quizás no te has fijado pero puede que tu lengua esté algo blanca, tengas picores en otras partes del cuerpo, dolores de cabeza, orina densa y blanquecina, gases, reflujo o cansancio, mal humor, falta de concentración, etc., si es así la candidiasis crónica o disbiosis se está manifestando.


Podríamos decir que las enfermedades intestinales o autoinmunes son la nueva

epidemia en relación al estilo de vida, pero a la vez es dónde más y mejor podemos intervenir con tratamientos nutricionales.



En mi consulta de nutrición online vas a poder encontrar tu tratamiento personalizado para tratar tu candidiasis, lo hacemos a través de la alimentación, inicialmente con un tratamiento nutricional RECUPERADOR donde eliminamos aquellos alimentos que favorecen la disbiosis intestinal, y potenciamos el consumo de alimentos antilevaduras, prebióticos y probióticos naturales, junto con tratamientos naturales antifúngicos que incluyen consumo de especias, aceites esenciales o fitoquímicos, continuando con toda una pauta nutricional para regenerar y reparar el intestino que incluye menús y recetas deliciosas.


La duración mínima del tratamiento son 3 meses, tras lo cual siempre recomiendo revisiones bimensuales o trimestrales hasta el año para asegurarnos que sigues una dieta saludable que va impedir volver a padecer candidiasis, así como potenciar un estilo de vida saludable que incluya actividad física, buen descanso y control del estrés.


Este tratamiento es todo un reto, pero te cambiará la vida. Vuelve a disfrutar la vida.


600 vistas1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo